El agua de riego

El agua tiene múltiples funciones para las plantas: permitir la circulación de los nutrientes, refrigerar las hojas mediante la transpiración y nutrir la planta para poder hacer la fotosíntesis son las más importantes.

La falta de agua es una catástrofe para el huerto para que la planta deja de transpirar, cierra el abosorció de CO2, pierde la turgencia (se marchita) y las hojas se pueden llegar a quemar por exceso de temperatura. O sea, si la planta sufre falta de agua automáticamente detiene su crecimiento y la cosecha y el desarrollo de la planta se detienen.

Por otro lado, las mesas de cultivo tienen poco volumen para almacenar agua y nutrientes comparadas con los huertos en el suelo. Además, en las azoteas y balcones menudo y pasa aire y, junto con las temperaturas elevadas del verano, la evaporación es muy intensa. Todo esto hace que los huertos en mesas de cultivo necesiten un aporte muy constante de agua, especialmente durante el verano. Por ejemplo, en pleno verano y en clima mediterráneo un riego manual bien hecho no dura más de dos días y, si ponemos un riego automático por goteo hay programarlo para que riegue entre 2 y 3 veces al día, eso sí, poco rato, entre 3- 5 minutos para riego es suficiente.

All comments

Leave a Reply