Revolta

Revolta

Gestión descentralizada de los residuos orgánicos con la participación de la ciudadanía para fomentar la agricultura ecológica de proximidad y una alimentación más sostenible.

Hasta mediados del pasado siglo los agricultores retornavan de vender sus productos en el mercado con el carro lleno de residuos que recogían para fertilizar sus campos. Esta práctica desapareció con la industrialización y las normas de sanidad, pero era una manera muy sostenible de entender la relación entre el campo i la cuidad.

Actualmente recogemos los residuos de forma selectiva pero a penas llegamos al 40% de recogida selsectiva y, en el caso de la materia orgánica, con muchos plásticos e otros impropios. En consecuencia las plantas de compostaje obtienen un fertilizante de poca calidad y con muchas impurezas.

Para volver a realizar el ciclo cerrado y circular de la materia orgánica proponemos utilizar un precompostador que estabiliza e higieniza el residuo

¿Qué es el proyecto Revolta?

Una manera de que los residuos orgánicos vuelvan directamente al agricultor ecológico de proximidad para fertilizar sus campos.

¿Cómo se hace?

Colaborativamente, aportando residuos orgánicos en una máquina de fabricación propia, que inicia el compostaje e higieniza los residuos y los reduce un 80% en peso.

¿Qué se necesita?

Una toma de corriente (máximo 1,5Kw) y una salida de gases.

¿Es sostenible?

La máquina permite la conexióñn directa a energia solar y el consumo eléctrico se compensa con la reducción del transporte, la fertilización ecológica y el fomento de la alimentación más sostenible.

¿Cómo se usa el compost?

El agricultor ecológico debe completar la maduración  en la finca y obtiene un compost de alta calidad, con mucha riqueza de nutrientes y apto para agricultura eclógica sin limitación de dosis.

Ventajas de la propuesta

  • Gestión fácil y automática
  • Se pueden reciclar todos los residuos orgánicos, incluyendo carne y pescado
  • No hace olores desagradables
  • El residuo se vacía una vez a la semana y ser reduce un 80% el peso

Vídeo de la prueba piloto en Llinars del Vallés: